Egresado de administración y política pública de la Universidad de Columbia, fue director del Fira de 1998 a 2007; hoy dirige Agrofinanzas, uno de los bancos más nuevos en operación, que al mes de mayo ya reportó mil 630 millones de pesos en créditos.
'Tres trenes de pasajeros' es una frase difícil de pronunciar y, como proyecto, mucho más difícil de ejecutar.

Por eso, tras la presentación del Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones, en el sector ferroviario se quedaron algo inquietos.

Para las empresas es urgente acelerar los tiempos para acceder a los dineros que les permitirán cumplir con las metas.

Compañías como CAF, encargada a Maximiliano Zurita; Bombardier, de Alfredo Nolasco; Siemens, todavía con Louise Goeser a la cabeza, y Alstom, de Cintia Angulo, tendrán que esperar hasta finales de año para conocer detalles de los tres trenes de pasajeros anunciados en el programa: el México-Querétaro, Mérida-Punta Venado y México-Toluca.

Si todo marcha sobre ruedas, un proyecto de este tipo puede armarse en un periodo de entre 6 y 12 meses y construirse en 4 años. Sacando cuentas, los tiempos para que esta Administración entregue alguno de ellos quedarían muy apretados y más si los licitan en tramos.

Para hoy, el subsecretario del ramo en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Carlos Almada, tendrá que resolver algunas de estas dudas.
Nada fácil resulta para una empresa ver partir al líder que la encumbró.

Es lo que están viviendo en AstraZeneca, donde Ricardo Álvarez-Tostado decidió dejar la dirección después de 12 años al frente del timón, tiempo en el que llevó a la farmacéutica de perfecta desconocida a un tercer lugar en el mercado.

Y tan fuertes andan los movimientos dentro de la empresa que hasta su sitio de internet está en construcción.

De relevo entra Ugo de Jacobis, un mexicano que andaba dirigiendo las operaciones en Colombia. Tiene un buen reto enfrente.

Entre primos te veas
Uno de los grandes logros que la administración anterior presumió hasta el cansancio fueron las carreteras que se construyeron y modernizaron.

Pues como muchos otros logros, éste parece que comienza a desinflarse y sale a la luz por una descobijada entre primos.

Quizás usted recuerde a Fausto Barajas Cummings, ex Subsecretario de Infraestructura de la SCT, quien andaba muy orgulloso de los 22 mil kilómetros construidos y que incluían el puente atirantado más alto, túneles carreteros únicos y muchos, muchos caminos rurales que supuestamente hicieron con unos 331 mil millones de pesos .

Pues ahora resulta que su primo, Raúl Murrieta Cummings, y quien curiosamente se quedó en el mismo puesto, anda diciendo que no está seguro de que en el Gobierno anterior se hayan construido y modernizado 22 mil kilómetros. Ups.

Según sus cuentas, su primo contó dentro de esos 22 mil kilómetros obra de conservación y así sumó unos tantos miles de kilómetros de más.

Y por si fuera poco, el nuevo Subsecretario dice que en el último Informe de Gobierno se sobreestimó la inversión de privados dos o tres veces, o lo que es lo mismo, que le exageraron al dinero aplicado para construir infraestructura.

Total que Murrieta dice que por más que hacen las cuentas, pues nomás no dan los 22 mil kilómetros y entonces la meta de 18 mil kilómetros que hay para este Gobierno de ninguna forma es comparable con los 'logros' de la pasada administración.

Con esta guerra de cifras y sin forma de comprobar los dimes y diretes de los primos vaya a usted a saber quién realmente construirá más.
Uno de los grandes logros que la Administración anterior presumió hasta el cansancio fueron las carreteras que se construyeron y modernizaron.

Pues como muchos otros logros, éste parece que comienza a desinflarse y sale a la luz por una descobijada entre primos.

Quizás usted recuerde a Fausto Barajas Cummings, ex Subsecretario de Infraestructura de la SCT, quien andaba muy orgulloso de los 22 mil kilómetros construidos y que incluían el puente atirantado más alto, túneles carreteros únicos y muchos, muchos caminos rurales que supuestamente hicieron con unos 331 mil millones de pesos .

Pues ahora resulta que su primo, Raúl Murrieta Cummings, y quien curiosamente se quedó en el mismo puesto, anda diciendo que no está seguro de que en el Gobierno anterior se hayan construido y modernizado 22 mil kilómetros. Ups.

Según sus cuentas, su primo contó dentro de esos 22 mil kilómetros obra de conservación y así sumó unos tantos miles de kilómetros de más.

Y por si fuera poco, el nuevo Subsecretario dice que en el último Informe de Gobierno se sobreestimó la inversión de privados dos o tres veces o, lo que es lo mismo, que le exageraron al dinero aplicado para construir infraestructura.

Total que Murrieta dice que por más que hacen las cuentas, pues nomás no dan los 22 mil kilómetros y entonces la meta de 18 mil kilómetros que hay para este Gobierno de ninguna forma es comparable con los 'logros' de la pasada Administración.

Con esta guerra de cifras y sin forma de comprobar los dimes y diretes de los primos, vaya a usted a saber quién realmente construirá más.
De manteles largos estarán hoy en Altos Hornos de México (AHMSA) que dirige Alonso Ancira, porque ya le llegó la hora a El Fénix.

La monumental instalación siderúrgica y minera que será oficialmente inaugurada hoy, fue iniciada en 2007 y se ha llevado una inversión de 2 mil 300 millones de dólares.

Los manteles largos adornarán el arranque del Molino de Placa Steckel, que puede producir un millón de placas de acero. Además se pondrán en marcha un alto horno diseñado por AHMSA y nuevas minas de fierro y carbón.

Muchos andarán por allá en Coahuila, empezando por el Presidente Enrique Peña Nieto, el Gobernador Rubén Moreira y el Secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, así como los directivos de la siderúrgica acompañados de Bernardo Quintana, capitán de ICA, firma que también participó en el proyecto.
Seguramente usted ya recibió una llamada de Telefónica México, empresa dirigida por Juan Abellán, donde le informan que si es cliente de prepago o tarjetas de recarga de cualquier compañía, la mejor opción es cambiarse con ellos.

Y eso no tiene nada de raro ahora que todos se promocionan por teléfono, pero usted debería cuestionarse quién les pasó su número de celular.

Si se anima a preguntarles, los del centro de atención de Telefónica le dirán que lo obtuvieron a través de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), que preside Mony de Swaan.

El problema es que, hasta donde se sabe, la Cofetel no tiene números telefónicos de cada usuario y, de acuerdo con la Ley Federal de Datos Personales en Protección de los Particulares, no se pueden usar sus datos sin su autorización.

Juzgue usted.


Resúmen noticioso
¿Quieres recibir en tu e-mail la columna de Capitanes?
1 mes2 meses3 meses