Busca L'Oréal sello ético en expansión
Norma Zúñiga
foto
.
Cd. de México, México (17 mayo 2016).- La meta está puesta, en los próximos años la compañía francesa L'Oréal buscará sumar mil millones de consumidores a su cartera a nivel mundial, el doble de la actual.

Estos nuevos compradores vendrán principalmente de países emergentes y nuevas economías, donde en algunos casos reconocen que se toparán dos retos: derechos humanos y corrupción.

"Si queremos llegar a esta meta, y lo haremos, necesitamos estar conscientes de estos retos, entrenarnos, sensibilizar en cada nivel de la corporación para que podamos abordar el tema para el bien", resaltó Emmanuel Lulin, vicepresidente mundial de Ética de L'Oréal, en su visita a México.

En entrevista, el francés resaltó que la compañía global no tiene un doble estándar para este tema, la norma es cero tolerancia tanto para la corrupción como para prácticas que atenten contra los derechos humanos, como bullying o acoso.

Es por ello, mencionó, que muestran a sus colegas los países desafiantes en estos temas, entre los que está México.

Las reglas para los 82 mil 900 empleados de este grupo cosmético, el primero a nivel mundial, están claras.

Su Código de Ética establece que no deben prometer o dar dinero o nada de valor a representantes de la autoridad pública, partidos políticos o políticos.

Pero no sólo se trata de reglas, en materia de ética esta empresa francesa ha empujado distintas estrategias para crear una cultura que impacte tanto en sus empleados como en la confianza que le tienen sus consumidores.

"L'Oréal cree en que una compañía con una cultura más fuerte de integridad, con una cultura ética más fuerte vale más que una compañía con una cultura débil", resaltó Lulin, quien forma parte L'Oréal desde 1999.

Bajo los principios de integridad, respeto, transparencia y valor -corazón de su cultura ética- resaltó es que como compañía les permite ser más sustentables, mantener la confianza de consumidores, accionistas, proveedores.

Además de que a largo plazo ser una compañía ética se ve reflejado en sus valor financiero; sus ventas en 2015 sumaron 25.3 billones de euros.

Prueba de este compromiso, puntualizó el francés, es que cuentan con un representante de ética en cada uno de los 70 países donde tienen operaciones.

Al año Lulin confiesa que él visita 25 países, implementando estrategias sobre el tema y empujando a los trabajadores a que se sientan libres de expresarse.

"No es un programa corporativo, no es un programa de la parte superior al fondo, sino del fondo a la parte superior", expresó el directivo de la compañía, la cual concentra a marcas como The Body Shop y Maybelline.

Reconoce que ese es uno de los retos que tienen tanto en México como en otras naciones, además de asegurarse que todos los miembros de la organización se comportan apropiadamente.

Para L'Oréal ser éticos no responde a un comportamiento reactivo -no hay un juez ni dependencia que lo haya solicitado-, sino una condición proactiva, resaltó.

"Lo hacemos porque creemos en esto, no lo hacemos porque estemos forzados a hacerlo, lo hacemos porque es lo correcto", finalizó.




Hora de publicación: 00:00 hrs.