Encuentran salidas a crisis de pensiones
Jessika Becerra
foto
.
Cd. de México, México (17 agosto 2015).- Retirarse con una adecuada pensión sí se puede en México.

Así lo concluyó el estudio "Consideraciones sobre la evolución y retos del Sistema para el Retiro (SAR)", elaborado por Manuel García y Enrique Seira y realizado por la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Aseguran que una forma de mejorarla, es incrementar la aportación a la Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), pero bajo diversos esquemas.

Uno de ellos es que el trabajador pueda incrementar su aportación a la Afore, pero con la opción de reducirla cuando considere que sus ingresos se verán afectados.

Otra posibilidad es obligar a los patrones a elevar la contribución que hacen a la cuenta, pero sólo por incrementos futuros de salario y no sobre el salario actual.

Los analistas también ven factible establecer un esquema de contribuciones crecientes dependiendo de la edad, como se hace en Suiza.

Finalmente, proponen considerar formas de incentivar el ahorro voluntario, con la deducibilidad de impuestos de aportaciones voluntarias, los cuales fueron eliminados en la reforma fiscal.

Los especialistas señalaron que en términos de regulación urge contar con una perspectiva de largo plazo.

"Existe la percepción que el regulador no ha logrado consolidar una visión de largo plazo", comentaron.

Agregaron que contar con un documento de gran visión es normal en varios países, como Suecia (Orange Report), y en Holanda (Pension Agreement) y que es deseable revisar el marco institucional de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) para facilitar la generación de estrategias de largo plazo y blindarla ante presiones políticas y de la industria.

"Creemos que la curva de aprendizaje del regulador en los 17 años del sistema y las experiencias de otros países proporcionan elementos para avanzar hacia un diseño de la industria que sintetice lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado de las varias etapas de la regulación comercial", señalaron.

El estudio indica que uno de los grandes retos en el sistema es la reducción de las comisiones y de los gastos de comercialización, pues el regulador trató de reducir las comisiones tratando de fomentar la competencia en precios con un mayor número de Afores en el mercado.

"Esto tuvo el problema de que entraron al mercado Afores que no podían acceder a economías de escala y para las cuales fue difícil atraer ahorradores dada la baja elasticidad precio.

También causó competencia por participación de mercado mediante el uso de promotores, no en comisiones", agrega.

Concluye que esto puede haber derivado en un aumento en los costos del sistema.


Hora de publicación: 00:00 hrs.