Subiría casi 3 pesos Magna y Premium
Luis Valle
foto
.
foto
Cd. de México, México (12 diciembre 2016).- Liberar por completo los precios de las gasolinas, en las regiones que inicien el próximo 1 de enero del 2017, podría ocasionar un alza del 20.6 por ciento, revela un análisis de REFORMA, avalado por especialistas.

Utilizando la metodología que publicó la Comisión Reguladora de Energía (CRE), REFORMA estimó los precios que resultarían de una liberación total en Monterrey, una de las regiones que la CRE ha mencionado como las primeras en participar en este proceso.

En dicho escenario, el precio de la gasolina Magna subiría 2.89 pesos por litro, que junto a los aumentos previstos para la Premium de hasta 2.94, impactaría en 86 puntos base a la inflación.

En el cálculo se considera el precio spot del combustible de referencia en Houston, los costos de almacenamiento y transporte en el norte del País y la carga fiscal esperada.

Hace dos meses, el consenso de analistas era que el alza para el 2017 sería cercana al 10 por ciento, pero desde entonces el peso se ha depreciado poco más de 9 por ciento frente al dólar, y el petróleo ha subido 19 por ciento. Esto ha elevado el precio de la gasolina en pesos.

Además, la fórmula que desde mayo utiliza Hacienda para determinar los precios finales considera los precios spot del combustible de referencia de entre dos y siete meses previos, así como el tipo de cambio promedio de dicho lapso, es decir, más bajo al actual.

A más tardar, el último día de este año, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) emitirá el cronograma que definirá cómo se liberarán los precios de gasolina y diésel a nivel nacional.

Y aunque la autoridad aún no aclara si en el 2017 existirán incentivos fiscales lo único cierto es que los topes fijados por la Secretaría de Hacienda, que este año mantuvieron controlados los precios, ya no existirán.

Durante este año, Hacienda rebajó el precio a través de un estímulo fiscal de 49.7 centavos de peso por litro de gasolina Magna, pero no ha establecido si este seguirá existiendo o incluso si será mayor.

La desaparición total del estímulo fiscal y del tope máximo en la banda de flotación subiría a la Magna en 1.56 pesos.

Al incluirle el resto de los impuestos y los costos logísticos subiría otros 0.51 pesos. La carga fiscal total por litro sería de 6.91 pesos por litro.

Hoy la gasolina en México es un 29 por ciento más cara que la que se vende en el mercado de referencia en Houston. No obstante, con un escenario de precios liberados por completo la diferencia podría crecer hasta el 56 por ciento.

Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex Casa de Bolsa, apuntó que ha habido una falta de concientización y educación a la gente para que estas alzas esperadas no los sorprendan y puedan anticipar el impacto económico.

"La opinión lo verá como otro gasolinazo", expresó, "pero la idea de liberar es que ya no exista ningún tipo de intromisión gubernamental, y el Gobierno no ha hecho una buena campaña para concientizar a la gente que los precios van a variar y mucho".

De acuerdo con Aboumrad, el fisco podría establecer precios máximos para distintas zonas en el País que se estarían actualizando cada semana y a medida que haya más competencia podría ir liberándolos, iniciando con los Estados del norte.

César Cadena, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Combustibles, y Gerardo Cantú, socio de Petrorack, coincidieron en que podrían existir distorsiones entre zonas que pudiesen complicar el abasto oportuno de combustibles.

Temen a gasolineras de EU

Con la liberación de precios de las gasolinas, prevista para arrancar en 2017 en los estados fronterizos, los empresarios del ramo temen perder competividad con las estaciones de servicio de Estados Unidos, al ofrecer precios más altos.

Todavía, comentaron, no tienen definido lo que sucederá con la homologación de precios que experimentan actualmente, la cual da un precio diferenciado en las ciudades situadas hasta 20 kilómetros de la línea fronteriza.

Si ésta desaparece consideran que habrá un incremento en los precios en México, mencionó Enrique Félix, presidente de Onexpo Sonora, con lo que caerían en desventaja frente a sus competidores de la franja fronteriza.

"Lo que vemos es que los precios se incrementarían en forma muy representativa, no va a haber una baja", previó.

Esto ocurriría porque al determinar el precio los proveedores de gasolina deberán tomar en cuenta los costos de logística, el tipo de cambio, almacenamiento y la carga impositiva, coincidieron proveedores del combustible.

"Más que afectarnos al sector siento que van a afectar más al consumidor, al momento de ver la escalada de precios que se va a dar, al momento de meter costos reales de logística", mencionó.

Al respecto José Carlos Femat Romero, director general de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), señaló que están dialogando con la Secretaría de Hacienda, la cual está considerando implementar algún tipo de cuota compensatoria en la frontera.

"Para que cuando el precio en la frontera, en el lado estadounidense, sea más barato, evitar que haya una desbandada de coches o de gente que esté yendo del otro lado a cargar gasolina", mencionó.

Ya que ésta es una de las principales preocupaciones de los empresarios gasolineros instalados en la frontera.

"Si se acaba (la homologación) también va a ser problema, ahí sí va a haber una tremenda diferencia de precios que tendríamos en las ciudades fronterizas aledañas a Estados Unidos", compartió Miguel Dainitín Ferreira, presidente de los Empresarios Coahuilenses Gasolineros.

De acuerdo con un estudio realizado por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) respecto al mercado gasolinero en Tijuana y Mexicali el precio máximo al público de la Magna es de 13.98 al 29 de noviembre, pero en Chula Vista, California, Mobil vende un combustible de calidad similar en 15.20; Shell, en 14.87 y 7-Eleven en 14.65 pesos.

Al menos en la zona fronteriza de Sonora, detalló el presidente, el precio es 3 pesos más barato que en el resto del País.

Aunque si la homologación se sostiene, estimó que también podría provocar un incremento en el acarreo ilícito de combustible, ante los precios más bajos.



Hora de publicación: 00:00 hrs.
foto